Mr. Contraintuitivo
las 48 leyes del poder resumen

Las 48 leyes del poder: un libro necesario… y políticamente incorrecto

Ya sabéis que de vez en cuanto me gusta traeros alguna recomendación de lectura, en este caso del libro Las 48 leyes del poder, de Robert Greene.

Este libro llegó a mis manos por una de esas casualidades de la vida que no parecen tan casuales. Lo habían mencionado en un programa que me encanta, aunque no lo trataban de forma directa. Me olvidé de él un tiempo, hasta que se lo vi en las manos a alguien.

Así que el día que me apareció como recomendado en Amazon, le eché un ojo y me llamó la atención que tuviese tantísimas reseñas positivas, especialmente en su edición inglesa. Sobre todo porque creo que es un libro políticamente incorrecto. Mucho. Pero os cuento un poco más sobre él a continuación.

¿Por qué recomiendo la lectura de Las 48 leyes del poder?

Como os contaba, este libro encaja perfectamente con el concepto de Mr. Contraintuitivo. Su objetivo es hablar sobre las relaciones de poder entre los seres humanos. Esas fuerzas ocultas que nos impulsan a apoyarnos mutuamente, a destruirnos o simplemente evitarnos.

En él vas a encontrar un manual sobre cómo incrementar tu poder sobre las personas. Dicho así puede sonar negativo… ¡y no lo es en absoluto! Porque la influencia sobre los demás ha existido (y existirá) siempre. Se trata de comprender las fuerzas que mueven las voluntades ajenas, y actuar sobre ellas con el mayor éxito posible.

Así, la obra recoge capítulos sobre temas muy dispares, pero todas ellas me parecen útiles. Todas, sin excepción. Y eso es mucho decir. Habla sobre cuestiones como la amistad, relaciones profesionales o la reputación personal. Ofrece ideas para captar la atención de otros, o para ser más libres e independientes.

El libro está planteado en capítulos individuales y cortos con cada una de las 48 leyes del poder. Para mí, es ideal plantearse su primera lectura a razón de una ley por día, de manera que podamos digerirla bien y sacarle todo el partido.

Por plantearlo a modo resumido, me ha recordado a otras obras como los excelentísimos libros de Dale Carnegie. Armados con esta pequeña obra estoy convencido de que podréis lograr jugar con un poco más de ventaja en las relaciones con vosotros mismos y con los demás.

¿Por qué es un libro políticamente incorrecto?

Porque llama a las cosas por su nombre. Eso es algo para lo que, a veces, no estamos preparados. En un mundo de gominola como en el que creo que vivimos, donde abunda la mentalidad débil y victimista, hace falta poner en valor la honestidad brutal.

Entre las 48 leyes del poder se encuentran ideas para hacerte respetar más, manipular voluntades y que otros hagan lo que tú quieres, a menudo sin darse cuenta del todo. Y eso no es malo en sí mismo. Sí que creo que este libro podría ser peligroso si cae en las manos adecuadas, pero no creo que eso lo haga perverso en sí mismo.

Por poneros un ejemplo, sería como la energía nuclear. No es ni buena ni mala: depende de lo que hagamos con ella. Podemos dar electricidad a países enteros de forma increíblemente ecológica, o utilizarla para borrar ciudades de la faz de la tierra. Este libro va en esa línea, y ha generado críticas entre buenistas y amantes de lo políticamente correcto por ello.

¿Y por qué me parece necesario?

Porque vivimos en un mundo hobbessiano, una sociedad en la que “el hombre es un lobo para el hombre“, donde reina la individualidad, el pensamiento excluyente y el egoísmo.

Y es que no pretendo sonar negativo al decir que mi confianza en la bondad ajena es escasa. Ser bueno no es fácil. Si lo fuera, la gente resultaría genial por defecto, y no es así. Por eso existen un montón de leyes que nos prohíben otro montón de cosas. Por eso tenemos cárceles, o hay que enseñar a los niños a dar las gracias. Porque para ser buenos hay que esforzarse. Y para protegerse de los malos, todavía más.

La idea que os indico de los grupos enfrentados, planteada por el propio Hobbes y que veo mucho en la carrera de psicología últimamente, valida mucho Las 48 leyes del poder. Ser mejores nos hace más libres, porque nos permite movernos por el mundo y adaptarnos. Porque nos ayuda a lograr nuestros objetivos. Y, sobre todo, porque el poder es la llave que nos abre puertas en la vida.

A veces ese poder significa hacer amigos. A veces, hacernos respetar

Como digo, con esta obra he aprendido que el poder es una navaja suiza. Sirve para hacer un montón de cosas distintas, buenas, malas e intermedias. En ese sentido, creo que los libros que profundizan en la naturaleza humana son didácticos, formativos y positivos. Porque nos dotan de recursos para adaptarnos al medio, prosperar o, al menos, sobrevivir. Que nadie se confunda: esa es la definición de bienestar psicológico.

Así que sí, la obra de Robert Greene baja a las catacumbas de nuestras pasiones y deseos. No se anda con medias tintas ni buenismos, y va al grano. Es un libro escrito por alguien que tiene los pies en el suelo. Que ha vivido sus experiencias, y ha logrado identificar todas esas cosas que quienes más y quienes menos anhelamos.

Si vais a haceros con él, os sugiero la edición completa, que está llena de fábulas y citas muy bien escogidas. Es, sin lugar a dudas, el mejor libro que ha pasado por mis manos en lo que va de 2020.

Así que el resumen es este: si habéis llegado a este artículo por casualidad, como me sucedió a mí con esta obra, querría recomendaros mucho su adquisición y lectura, porque Las 48 leyes del poder es uno de esos libros que envejecen bien con nosotros. Estoy convencido de que dentro de una década podré volver a él, y descubriré algo nuevo y positivo. Y por eso os lo aconsejo totalmente, sobre todo si os va el pensamiento contraintuitivo (que espero que sí). Un abrazo.

Comparte esto:

Mr. Contraintuitivo

Me llamo Jesús, y soy estudiante de psicología clínica. Me apasiona todo lo que tenga que ver con el desarrollo integral de personas como tú.

Aspiro a convertirme en un profesional capaz de ayudar a los demás en su crecimiento, generando un impacto profundo y positivo en sus vidas.

Precisamente por eso escribo este blog. Espero que te resulte útil lo que encuentres en él, y te agradezco que dediques tu tiempo a leerme.

Dejar un comentario