Mr. Contraintuitivo

La exposición de tener un blog personal

Tener un blog personal tiene muchas ventajas, pero la privacidad no es una de ellas.

No es que haya tenido ningún problema, vaya. Solo es una reflexión que me apetecía compartir, a raíz de una conversación que tuve con unos amigos el otro día.

Me preguntaron si no me daba algo de reparo compartir mis cosas aquí. Más que nada, porque algunas de las ideas que plasmo son íntimas, y podrían leerlas personas cercanas.

Un blog personal… ¡y un libro sobre mi pasado!

Para mí, la respuesta a esa pregunta va mucho más allá de este blog personal. Os cuento.

Quienes lleváis un tiempo por aquí, sabéis que también he publicado un libro sobre ansiedad. En él hablo de mis vivencias. De los procesos de cambio que me tocó vivir, y del esfuerzo necesario para salir adelante cuando padeces una enfermedad mental.

Es un libro que ya han tenido ocasión de leer cientos de personas, entre ellas familiares y amigos cercanos que no tenían ni idea de mi historia. Supongo que es normal preguntarse qué pensarán de uno cuando sepan que tenía dificultades hasta para salir de casa.

La realidad es que considero un error poner mi atención en eso. Hace (por suerte) mucho tiempo, sentado en la consulta de mi psicóloga, le dije que escribiría un libro para ayudar a otros a no sentirse como yo me sentí entonces.

Lo digo porque cuando las personas tienen una depresión, ansiedad o problemas psicológicos, a menudo han de cargar con una dificultad añadida: la salud mental sigue siendo un tabú y un estigma. Parece que no puedas decir que tomas ansiolíticos, que estás triste todo el día, o que se te pasa por la cabeza suicidarte.

Esto es un problema enorme, porque agrava el aislamiento y dolor de los enfermos. Os prometo que no hay sensación peor que verte como un juguete roto: tienes ansiedad y tomas pastillas para tratarla, así que ya no eres tan válido. Si las tomas una para la acidez del estómago, todo correcto. Pero para el coco… eso es digno de vergüenza.

Cuando me di cuenta de eso, decidí que sería un rebelde con causa. En mi humildad y pequeña capacidad de maniobra: desde mi modesta parcela del mundo. Por eso escribí un libro. Y por eso abrí este blog personal y mi podcast.

No me expongo sólo por mí mismo. Lo hago también por quienes vienen detrás. Hoy me encuentro bien, pero mañana podría estar fatal. La vida es caprichosa.

Tener un blog personal es un ejercicio de resiliencia

Y sí, desde luego que da cierto pudor pensar que cualquiera pueda saber de las miserias de tu pasado. Nos pasa a todos, pero mucho más a quienes estamos en Internet.

El tema de reconocer nuestra vulnerabilidad cuesta mucho, al menos a mí. Y, sin embargo, es ciertamente beneficioso. Os comparto una charla interesantísima sobre ese asunto:

Cuando imagino que alguien lee mi libro o mi blog personal pienso que sí, inevitablemente van a juzgarme. A lo mejor os gusta lo que veis, y a lo mejor no. Quizá estéis en el medio, o por ahí 🙂

El caso es que una de las cosas que aprendí de mi trastorno de ansiedad es que solo yo puedo establecer lo que valgo. Solo yo tengo el poder de decidir si soy suficientemente bueno o me queda un montón por mejorar. El resto son eso: juicios y opiniones. Que no están mal y son útiles, pero no tienen el poder de definir quién soy.

Fue así como, en medio de días grises llenos de nubes de pánico, entendí que si uno se quiere lo suficiente, siempre tiene algo que aportar.

En mi caso, decidí que podría dejar de verme como un juguete roto si reconocía que sí, la vida me tiró al suelo cuando no estaba preparado. Y me levanté lo mejor que supe, con ganas de seguir adelante. A veces mejor, a veces peor, pero siempre adelante.

Así que no es que no me importe lo que alguien como tú tenga que decir. ¡Al revés! Ahora me encanta exponerme a esos juicios, porque me enseña a convivir con mis imperfecciones y miserias, que me hacen ser quien soy. Hay que aceptarlas, y endurecerse. Mejorar.

El diamante estaba enterrado en el fango

Guardo con cariño mi primer contrato laboral, cuya categoría es “limpiabotas y otros oficios callejeros“. Me recuerda que soy increíblemente afortunado, que ya llevo muchos asaltos peleados, y que he trabajado muy duro para estar hoy aquí: disfrutando de un despreocupado café de sábado por la mañana, con música de fondo y escribiendo estas líneas.

Mi pasado tiene sus más y sus menos. Guardo esqueletos en mi armario, como mi historia en los infiernos de la salud mental. Hubo una época en la que los vivía con vergüenza, pero un día dije basta. Estoy orgulloso de mi primer contrato, y de haber salido de la ansiedad.

Ahí encontré el diamante que es confiar en mí mismo. Si alguien lee mi libro o este blog personal, espero que encuentre en él parte del brillo que proyecta esa joya que encontré en el fango de mi pasado.

En esa época oscura aprendí que, si cambiaba, podía seguir adelante y ayudar a otros a darse cuenta de lo mucho que importan y pueden ofrecer. Tú incluido. Te lo digo de verdad, con independencia del momento de tu vida en el que te encuentres.

Eso es lo que me inspira a escribir un blog personal. Esa es la fuerza que me impulsa a publicar libros sobre ansiedad o a grabar un podcast semanal… ¡y estudiar psicología! Es el escudo que me protege de los juicios ajenos y que por dentro refleja mi imagen, recordándome que lo que importa es lo que piense yo. El diamante es, sobre todo, mi misión personal: ayudar a los demás.

Supongo que sí me da algo de pudor que mis seres queridos me juzguen y vean alguno de esos esqueletos que guardo. Pero me importa más aprovechar la oportunidad de decirle a la gente que lo necesita que no está sola. Que aquí, en el lado contraintuitivo de la vida, está un tipo corriente que también pasó las suyas, que te entiende y quiere ayudarte en lo que buenamente pueda. Un abrazo.

Comparte esto:

Mr. Contraintuitivo

Me llamo Jesús, y soy estudiante de psicología clínica. Me apasiona todo lo que tenga que ver con el desarrollo integral de personas como tú.

Aspiro a convertirme en un profesional capaz de ayudar a los demás en su crecimiento, generando un impacto profundo y positivo en sus vidas.

Precisamente por eso escribo este blog. Espero que te resulte útil lo que encuentres en él, y te agradezco que dediques tu tiempo a leerme.

Dejar un comentario