Mr. Contraintuitivo
blog personal jordan peterson opinion

Un libro de esos que cambian la vida

Hace no mucho tiempo llegó a mis manos un ejemplar del libro del que me gustaría dar mi opinión: 12 Rules for Life: An Antidote to Chaos, de Jordan B. Peterson. Lo pongo en inglés porque no ha sido traducido al español (todavía).

La recomendación de leerlo no es la típica de “os va a gustar” o “te va a encantar”. No. Este es un libro de los que de verdad te cambian la vida. O, al menos, cambió la mía. Radicalmente.

Si todavía no sabéis quién es Jordan Peterson, os animo a echar un vistazo a este artículo o, directamente, a su canal en Youtube, donde sigo sus andanzas desde que tenía unos cientos de miles de seguidores (cuando escribo esto ya va por millón y medio, y subiendo). Si buscáis una descripción más académica de este señor, aquí os dejo un enlace a Wikipedia.

Mi opinión de 12 Rules for Life: An Antidote to Chaos

El título se traduce como “12 reglas para la vida: un antídoto contra el caos”. ¿Qué caos? El que tengo la sensación de que existe hoy en día en el mundo.

Y es que mucha gente tiene la sensación de que las cosas van a peor cuando, sin embargo, es todo lo contrario. Confunden la decadencia a nivel de principios, de valores, de integridad, con pobreza, desnutrición, etc.

Al hilo de eso, Jordan escribe un libro sobre lo mucho que se nos está yendo la olla en esta sociedad, desde la perspectiva de un psicólogo clínico y profesor de la Universidad de Toronto. Habla con una voz muy crítica de cómo cree que están las cosas, y propone una vía para solucionar cada uno de los problemas que presenta. Es un libro muy constructivo. Comenta esos problemas que, al final, son los que nos dan la sensación de que las cosas van a peor. Su libro rebosa libertad, da argumentos contundentes y con fundamento, y no se corta. Encima, está bien escrito.

Y es que lo que va a peor según él no son las cosas, sino alguna gente. No toda anda idiotizada, por suerte, y con su libro busca que cada día sean menos. En ese camino de sombras, Jordan arroja algo de luz con su obra, poniendo bastantes puntos sobre íes con claridad magistral. Y por eso los marineros que, como yo, andábamos algo perdidos, encontramos enorme seguridad en su discurso. Creo que ni el propio Peterson se imaginaba que su libro se iba a volver semejante fenómeno cultural.

Vaya por delante que esto no es una reseña objetiva: os digo que el libro me ha encantado y cambiado la vida, y que respeto muchísimo a este señor, en toda su dimensión (que es muy amplia). No pretendo ser objetivo, ni tampoco tengo mayor interés en venderos el libro. Vamos, que os cuento mi verdad.

Tanto es así, que puedo añadir alguna cosa negativa. A veces su discurso es demasiado denso y académico. A veces, demasiado religioso. A veces se queda corto donde a uno le apetecería que se explayase más. A veces propone ideas con las que no he estado de acuerdo. Pero, en todo caso, es una obra magistral.

¿Por qué 12 Rules for Life me cambió la vida?

Seguramente porque llegó a mí en el momento perfecto. Es una obra que aborda cuestiones fundamentales sobre las personas. Sobre quiénes somos, y por qué hacemos lo que hacemos de la forma en que lo hacemos.

Sobre todo, es grande porque no se anda con tonterías. Si hay que cagarse en algo, lo hace. No es una obra de crítica filosófica insustancial, de esas de quedar bien y no decir las verdades porque igual le hacemos pupa al personal. Así que nada de paños calientes: crítica constructiva, dura y con nivel de argumentación académico.

A modo de resumen de 12 Rules for Life: An Antidote to Chaos, os diré que Jordan propone doce reglas de oro que sirven para que las cosas nos vayan un poco mejor. O, al menos, para reflexionar sobre si podrían hacerlo. Cada regla cuenta con un capítulo independiente, en el que el autor plantea su punto de vista con extraordinario detalle.

Algunas de las ideas que expone son: la necesidad de andar por la vida con actitud y ganas, respetarse a uno mismo y cuidarse, buscar amigos entre la gente que nos quiere de verdad, compararnos con nuestro yo de ayer (y no con el resto) para superarnos, no hacer de nuestros hijos unos imbéciles, vigilar nuestro mundo interior antes de ir a criticar a los demás, buscar hacer cosas con significado en nuestra vida, decir la verdad, asumir que los demás saben algo que nosotros ignoramos, hablar con propiedad, no sobreproteger a los niños y abrirnos a las nuevas experiencias en la vida.

Es un libro que me dejó un mensaje tipo:

Tío, despierta y ponte a hacer las cosas con ganas. No te conformes. No aceptes que las cosas son una mierda y ya está. Sal ahí fuera, y haz algo que valga la pena vivir y recordar.

Esta obra me impactó porque toca todos esos temas con brillantez. La he leído ya dos veces, he escuchado la versión en audio narrada por el propio Peterson (la recomiendo), y hasta me he comprado la edición física del libro. Ya os digo que soy fan. Y, cuantas más vueltas le doy, más me parece que este libro encierra una auténtica brújula para vivir la vida. Aprender, crecer como personas y cultivar el amor propio y por los demás.

Si, como yo, aplicáis los principios, os garantizo que el resultado os cambiará la perspectiva. No digo que vayáis a ser mejores personas ni que vuestra madre os querrá más. Aunque lo creo. Pero sí afirmo que encontraréis una sintonía profunda, y aparentemente inexplicable, con las ideas que el autor postula. Son naturalmente humanas.

¿Y qué pasa con la polémica?

Sí, es cierto que Jordan Peterson es un tipo polémico. O, mejor dicho, le rodea la polémica. Creo que no tanto por su discurso, sino por el hecho de que argumenta sin complejos y dice lo que piensa. Y piensa.

Así que se planta en una conversación con una periodista feminazi, y la destroza. De paso, demuestra que hay cosas muy aceptadas en esta sociedad que son, en realidad, profundamente destructivas o falsas. Y no lo hace con afán destructivo, revanchista ni chillando.

Su discurso es sólido, académico y basado en realidades como puños. Contradice muchísimas cosas que damos por sentadas o que son socialmente aceptadas: toca el tema de la farsa de la igualdad, de los peligros de los pensamientos extremistas a la derecha y a la izquierda de la política, o del gran sufrimiento que inflige a la salud mental de los hombres el hecho de ser un momento en el que nos toca soportar situaciones verdaderamente injustas, como leyes perversas en nombre del feminismo. De eso os hablaré otro día.

Se opone, en definitiva, al discurso establecido, desafiándolo con argumentos poderosos. Y eso puede dar mucho miedo en un mundo en el que demasiadas personas viven a costa de tanta estupidez. Porque propone ideas tan sensatas, tan lógicas, que cuanto más lees más quieres aplicar los principios. Ideas que te inspiran a tomar la iniciativa, a ser libre.

Si alguien hace una búsqueda rápida en Google sobre Peterson, probablemente solo llegará a la superficie del personaje y a las polémicas creadas por gente bastante retorcida. Sin embargo, si se leen sus libros o se le da un visionado a sus vídeos, raro es que Peterson no convenza. Después de todo, tanto el argumento como la forma de exponerlo son diáfanos. Y las ideas, muy pero que muy potentes. No solo lo digo yo, sino los millones de seguidores de este señor. Que no es en sí mismo un criterio de autoridad, pero sí un indicador de que algo trama el profesor Peterson que vale la pena conocer.

12 Rules for Life es un libro al que volveré

Porque en él encuentro un estímulo para moverme hacia aquello que creo que vale la pena hacer con mi vida. Y, para que conste, abrí su libro por primera vez con la idea de que iba a odiarlo. Pero no.

Cuando me abrí a lo que comenta, escuché con atención y revisé los datos que propone, decidí abandonar creencias falsas que llevaban años conmigo. En ese sentido, la obra de Peterson remueve, convence y permanece pero, sobre todo, abre un camino hacia el cambio. Un cambio que no siempre es fácil.

Y es que creo que es difícil cuestionarse lo esencial, los principios de uno, lo que nos hace ser quien somos. En esta sociedad es duro defender lo contraintuitivo: que las políticas de igualdad son una estupidez para sacar votos, que no lograremos más justicia social redistribuyendo la riqueza o que las tradiciones tienen poderosas razones para existir y ser seguidas. Ese tipo de discurso es muy impopular, y hace que te señalen con el dedo acusador. Así que muchos prefieren mirar para otro lado o hablar bajito, no vayamos a complicarnos la vida y nos manchemos un poco las manos.

Así que sí, las cosas van mejor, pero el mundo se hunde poco a poco como consecuencia de ese grado de corrupción y mediocridad (el Caos del que habla Jordan). Este libro me recuerda siempre que no, no podemos permitirlo. Vale la pena seguir remando a contracorriente, aunque cueste. Ahí estamos.

El título de este blog (de hecho la propia idea de la bitácora), parte de un homenaje a la forma de pensar que representa este libro. La propuesta de un tipo tan religioso comentando ideas que iban en contra las mías me hizo infravalorar el impacto que esta obra tendría en mi vida. Ojalá que este post sirva para que, si tenéis dudas, os anime un poco a leerlo y darle una oportunidad con verdadera apertura de miras. No sea que lo socialmente aceptado, lo políticamente correcto, os lleve a dejar pasar un tren que, tal vez, os cambie la vida para bien.

Este libro me recuerda que, cuando el alumno está preparado, el maestro aparece. Si os animáis a leerlo, os deseo que os aporte mucho. Y ya me contaréis qué tal en los comentarios.

Link para comprar 12 Rules for Life: An Antidote for Chaos

(No cobro nada por este enlace, sino que lo dejo porque es lo mínimo que debo al autor)

Comparte esto:

Mr. Contraintuitivo

Me llamo Jesús, y soy estudiante de psicología clínica. Me apasiona todo lo que tenga que ver con el desarrollo integral de personas como tú.

Aspiro a convertirme en un profesional capaz de ayudar a los demás en su crecimiento, generando un impacto profundo y positivo en sus vidas.

Precisamente por eso escribo este blog. Espero que te resulte útil lo que encuentres en él, y te agradezco que dediques tu tiempo a leerme.

Dejar un comentario